el primer portal profesional de la belleza
 
   Inicio      Estética      Peluquería      Wellness/Fitness      Feria Cosmobelleza  
 
jueves 23/10/14
 
 
Información
Uñas
Revistas online
Productos
Directorio
Servicios
Especiales estética
 
  Estética > Artículos técnicos  
 
     
 
 
 
Estética miércoles 30/05/07
La belleza de la mujer egipcia
Edición gráfica: Laura Bermúdez | Información e imágenes: Museu Egipci de Barcelona
  
Fotografías: Contenedores cosméticos
   

Desde la Antigüedad se ha admirado la estética de la mujer egipcia. En el país del Nilo, hombres y mujeres cuidaban su imagen con esmero y de forma integral, es decir, tanto por lo que respecta a la piel como al cabello. En el siguiente artículo, te invitamos a conocer los hábitos de belleza de esta civilización.
 

En el Antiguo Egipto, el cuidado personal era compartido por hombres y mujeres, independientemente del físico o de las deformidades: el cuerpo era bello y digno de recibir toda clase de cuidados.

La cosmética, indispensable para la vida

Considerada como una parte más de la dermatología, la cosmética tenía una enorme importancia en el antiguo Egipto. El cuidado de la piel alcanzó gran importancia y, atendiendo a la climatología, se consideraba una necesidad. Existían cosméticos con indicaciones como las siguientes: “para mejorar la piel”, “para embellecer el cuerpo”, “para tensar el rostro”, “para combatir las manchas blancas de una quemadura”, etc.

El aire desértico, el intenso calor y la poderosa influencia del sol a los que estaba sometida esta civilización le impulsó a mantener un cuidado extremadamente escrupuloso, casi obsesivo, de su belleza e higiene. Por ello, consideraban necesario el uso de desodorantes, pastillas para el aliento y perfumes. Estos últimos se aplicaban mediante la técnica del drap mouillé, consistente en ponerse perfume sólido en la cabeza, ya que, al ir derritiéndose con el calor, se transformaba en óleo perfumado y acababa empapando toda la ropa, impregnándola de aroma.

Fotografías: Paletas de cosmética
  
Pero, ¿cuáles eran los trucos de belleza que contribuyeron a crear la admirada estética de la mujer egipcia?

Además de desmaquillarse con leche y utilizar hidratantes a base de leche y miel, la dama del Nilo complementaba el placer de la ducha con masajes de esencias aromáticas. En su particular tocador también había sitio para cosmética solar: las raíces del Amni majus eran masticadas para activar la melanogénesis y proteger a la piel del sol. Asimismo, está documentado el uso de la manicura y pedicura, hechas por especialistas. Y la cosmética antiestrías también tenía su hueco: se utilizaba un aceite a base de moringa aptera para evitar la aparición de estrías durante el embarazo.

La depilación jugó un papel básico en la belleza, especialmente entre el clero, que la llevaba al extremo. Todos y todas se depilaban íntegramente como mínimo cada dos días. No obstante, el cosmético más característico de la estética egipcia, sin duda, es el mesdemet, un polvo negro (hoy llamado khol) con propiedades fungicidas, antideslumbrante, que retenía el polvo fuera de los ojos y repelía los insectos.

El origen del khol

Si hay algo que define la estética egipcia es el maquillaje de ojos. De hecho, maquillarse en egipcio se traduce como “dar vida a los ojos”. En la civilización egipcia (ellas y ellos) se maquillaban los ojos con mesdemet, trazando una línea negra que ha variado a lo largo del tiempo según la moda: fina, gruesa, con forma de “cola de golondrina”… El mesdemet, además de realzar la belleza de la mirada, la protegía.

Los párpados se pintaban con una sombra de ojos verde durante el Imperio Antiguo y elaborada a partir de malaquita machacada (una piedra semipreciosa). Asimismo, existen representaciones que constatan que la mujer egipcia se pintaba los labios.

El reino de la peluca

  
El factor climatológico también tiene incidencia en los cuidados del cabello. Así, contrariamente a la creencia popular, las egipcias no se rapaban el cabello, sino que se lo dejaban crecer y se colocaban una peluca encima para protegerlo del sol.

Cuanto más trabajada y ornamentada era la peluca, mayor se consideraba el estatus de la mujer que la lucía.
 
Las pelucas se realizaban con pelo natural o a base de sustancias vegetales y sobre ellas se colocaban extensiones, trenzas, etc. Para mantenerlas, se utilizaban ceras y tintes elaborados a base de henna.

La moda marcó tendencias en las pelucas según las épocas. Así, en el Imperio Antiguo (2575-2134 aC), la peluca era tripartita (dividida en tres partes) y, en el Imperio Medio (2040-1640 aC), las aristócratas se colocaban pelucas cortas de bucles.
 
Galería de imágenes: Moda y belleza en el Antiguo Egipto
Fotografías: Museu Egipci de Barcelona


Nota de interés
El Museu Egipci de Barcelona trata el tema de la mujer en el Antiguo Egipto, dentro del marco de cursos como el de Vida Cotidiana en el Antiguo Egipto, que se imparte del 16 de mayo al 11 de julio de 2007.

Más información: www.museuegipci.com

 
 
Si quieres buscar más noticias, artículos técnicos, cursos, etc... clica aquí
 
  Además...  
 
 
Tratamientos australianos para hombre
Estética - Man Personal Care nos presenta las últimas tendenc...
Tratamientos de Ozono
Estética - Hoy en día, el envejecimiento cutáneo se ve aceler...
Manual básico de asesoría de imagen para profesionales de la belleza
Estética - En el siguiente artículo, Ana Mª Morte, asesora de...
La piel negra y la belleza (II parte)
Estética - Es importante tener en cuenta que no todas las pie...
 
 
   
 
  < atrás